La pochada de Arróniz reunió el jueves a más de medio millar de comensales en el Atrio. Allí, degustaron el guisó que prepararon dos cuadrillas de nuestro pueblo: El Delirio y El Chirimiri. Los dos grupos de amigos tomaron, hace dos años, el relevo de otra cuadrilla de grandes cocineros, La Pedregada. Y, por lo visto, no solo han heredado la responsabilidad de seguir con esta tradicional comida popular, que se desarrolla en el ecuador de las fiestas patronales.

Así se cocinaron….

Los chefs de las cuadrillas El Delirio y Chirimiri han heredado, también, la maña para guisar porque quedar, no quedó ni una alubia. Los cocineros, que, además, se encargaron de repartir las raciones a la hora de comer, a las tres en punto de la tarde, encendieron los fogones a las nueve en punto de la mañana. Sin prisa y con mucho mimo cocieron la legumbre que, como no podía ser de otra manera, llevaban el sello navarro que, aunque no tiene denominación propia, en el fondo del plato se reflejó que no hace falta.

Primero, explicaron, elaboraron el sofrito. Jamón, cebolla y verduras para aderezar el plato principal. En el fuego, al mismo tiempo, siete perolas. Y, como ya hemos dicho, no sobró ni una. Los comensales llevaron sus propias guarniciones. Hay quien llevó guindillas, tomates de temporada, ensaladas… Incluso, alguna cuadrilla combinó el plato con una paella. Un menú para todos los gustos. A quién sí gustaron las pochas del Delirio y el Chirimiri fue a la directiva de Osasuna. Parte de ella estuvo en Arróniz como ya lo han hecho otros años.

 

La imagen de la plaza del Atrio a las tres de la tarde fue colosal. Mayores, pequeños, amigos y familiares, todos se reunieron en un mismo lugar para disfrutar de una de las mejores comidas populares que nos brindan nuestras fiestas. Por algo este día se celebra el día de las cuadrillas. Después, en la sobremesa se dispuso un bingo express, organizado por nuestro club del fútbol, el Zarramonza, para dar paso a las rancheras del Mariachi Castecán.

La comida la bajaron los mozos en el encierro de reses bravas de la ganadería Bretos Fernández, de Villafranca, y en la posterior capea de las ocho de la tarde. Un espectáculo taurino de primera que amenizó la banda de música Mendi Zarra y los jóvenes que se animaron en el Grand Prix, organizado por AJ Ibarrea EG. Las fiestas de Arróniz entran hoy en la recta final, mañana domingo, día de la patrona, la Virgen de Mendía, nos despediremos hasta las fiestas del año que viene. ¡Ya queda menos!