El sábado, más de 200 sopicones y sopiconas se unieron en una jornada solidaria a favor de Saray, la asociación navarra de lucha contra el cáncer de mama. El colectivo de mujeres Aranbeltza junto con la colaboración del Ayuntamiento de Arróniz organizaron un programa de actividades para recaudar fondos y destinarlos a los diferentes programas que lleva a cabo Saray.

La cita fue una muestra de la solidaridad de los vecinos y vecinas de Arróniz hacia las afectadas y también afectados por esta enfermedad, así como hacia sus familiares y amigos. El programa comenzó por la mañana con una marcha solidaria que tiñó de rosa los alrededores de nuestra localidad y a la que, como se ve en la foto, se unió gente de todas las edades.

Terminada la caminata, los sopicones y sopiconas se juntaron en el centro de las mujeres. Allí tuvo lugar una charla muy emotiva de dos socias de Saray. Yaki Hernández, psicóloga y directora técnica de Saray, y Charo Zuazu, socia y afectada, presentaron un impactante cortometraje sobre el impacto social que tiene la enfermedad, sobre todo, para las mujeres que padecen la enfermedad. Aunque también hay hombres con cáncer de mama, dijeron, el porcentaje de féminas es muy superior.

“El cáncer no se cura, se supera”, dijo Yaki Hernández que incidió en que el cáncer de mama no es un cáncer cualquiera por todos los efectos secundarios que conlleva en las mujeres. “No es solo el miedo a la muerte, también a la sexualidad, a que te acepten”. Los primeros pasos para superar la enfermedad, explicó, es que te acepten y por ello hay que desmitificar muchos elementos. “La cicatriz es lo que pagas por seguir viva”.

Yaki Hernández y Charo Zuazu también detallaron a dónde va destinada la recaudación de sus actividades. En estos momentos, la asociación financia barias investigaciones con becas en las que se trabaja por métodos de diagnóstico avanzado que permitan detectar el cáncer de mama en un simple análisis de sangre, sin necesidad de hacer mamografías u otras pruebas más complejas. “Cada vez, la supervivencia al cáncer de mama es mayor y es gracias a la investigación y los avances médicos, por ello es tan necesario investigar”.

También se trabaja en un proyecto genético para averiguar si hay algún componente de este tipo en el cáncer de mama. “Estas jornadas son muy importantes porque desde la Administración no hay dinero suficiente para cubrir estos estudios”, señaló Zuazu.

Después de la emotiva charla, las actividades siguieron en el frontón, donde los pequeños de la escuela de música de Arróniz mostraron lo que han aprendido en el último curso. Se instaló una barra y toda la recaudación, junto con la obtenida de los boletos para un sorteo y de la venta de camisetas -entre otras iniciativas- se donará de forma íntegra a Saray. Hubo, además, bingo solidario, una comida y una cena de hermandar, conciertos y diversión para los más pequeños.