Parroquia de San Salvador

La parroquia de San Salvador de Arróniz tiene origen medieval (siglo XIII). Fue reconstruida en el XVI con estilo gótico tardío y posteriormente ampliada y remodelada en varias ocasiones. Presenta nave única de tres tramos con capillas a cada lado, crucero, cabecera poligonal y coro alto a los pies que se prolonga en dos galerías laterales. La nave está cubierta por bóveda de crucería estrellada con claves, las capillas laterales y el transepto por bóveda de lunetos, la cabecera por bóveda de paños y el crucero por cúpula sobre pechinas. La sacristía, con planta rectangular y cubierta por bóvedas de medio cañón con lunetos, fue añadida en el siglo XVIII. En el exterior, muros de sillería y una torre levantada en el siglo XIX, de estilo neoclásico, al igual que la portada principal.

El retablo mayor, barroco temprano de siglo XVII remodelado en el XVIII, contiene relieves de la Pasión de Cristo y Santos, así como bultos que representan a la Inmaculada y a la Asunción. Se encuentran también en su interior diversos retablos romanistas y barrocos de los siglos XVI al XVIII, entre los que destaca el del Rosario, con una talla romanista de la Virgen y otra del Salvador del primer tercio del siglo XVI. Se conserva también un órgano neoclásico y, en el coro, la antigua sillería barroca.

Ermita de Mendía

En el siglo XVII se construyó la Basílica de Nuestra Señora de Mendía o de los Remedios, que fue luego reformada en época neoclásica. Tiene nave única rectangular de cinco tramos, cubierta con bóvedas de medio cañón con lunetos, cabecera cuadrada con una cúpula añadida en el siglo XIX, sacristía de planta cuadrangular y coro alto a los pies. Los muros exteriores de la basílica son de sillería, y la portada de acceso alberga en el ático una hornacina con una talla de piedra barroca de la Virgen con el Niño. El conjunto está rodeado por un muro con escaleras de acceso.

En el presbiterio, cerrado por una reja de hierro forjado, se encuentra un retablo barroco de finales del siglo XVII en el que se venera la imagen de la Virgen de Mendía, una talla del siglo XIII retocada en el XVI y en época barroca. A los lados de la nave, dos grandes lienzos barrocos dedicados a la Inmaculada Concepción y a Cristo Salvador.

Otras ermitas

También en el término de Arróniz se encuentran las ermitas de San Pedro, Santa Cecilia y Santa María de las Viñas. La primera de ellas fue levantada en el siglo XVI y modificada en el barroco, al igual que la de Santa Cecilia, de origen Medieval. La ermita de Santa María de las Viñas, por su parte, fue construida en 1712 y actualmente se encuentra en ruinas.

Arte civil

En cuanto al arte civil, destaca la Plaza de los Fueros de la localidad y, en ella, el edificio del Ayuntamiento, construido en el siglo XVIII. En el casco urbano podemos encontrar asimismo numerosas casas señoriales, muchas de ellas con blasones barrocos o neoclásicos, y algunos edificios del siglo XVI. Además, Arróniz cuenta con un yacimiento arqueológico, situado en la sierra de Arrosia, en el que se ha encontrado cerámica de la I Edad del Hierro.